sábado, 6 de mayo de 2017

Práctica 7. Narrativas en relación al desarrollo de aspectos de la Competencia en Comunicación Lingüística y la Competencia Cultural y Artística (Competencia lecto-literaria)



Lectura en el aula como estrategia de fomento de la lectura

Durante mi periodo de prácticas en el IES 8 de marzo desarrollé una unidad didáctica en el curso de 1º de la ESO. No obstante, mis sesiones compartían espacio con una sesión semanal de lectura en el aula que en consenso con mi tutora decidí respetar y en la que quise involucrarme puesto que observé que las respuestas de los alumnos eran muy positivas.

La tarea en cuestión consistía en la lectura a lo largo de todo el trimestre de la novela El reino de las tres lunas, de Fernando J. López. Dicha sesión de lectura era la que se situaba en mitad de la semana, los alumnos se colocaban en semicírculo y, además, aprovechando que mi tutora es también profesora de teatro, llevábamos a cabo una lectura dramatizada de la novela a la que los alumnos respondían de forma muy positiva y entraban ya a esa sesión, en la que sabían que tocaba lectura, con ganas de seguir por donde la novela había quedado en la clase anterior. 

De acuerdo con esto, los objetivos de la tarea abarcaban cuestiones de diversa índole puesto que aprovechábamos la lectura para hacer ejercicios orales de resumen y síntesis ya que antes de comenzar la lectura pedíamos a los alumnos que recordasen por dónde nos habíamos quedado y en qué punto se encontraba la historia. De este modo les obligábamos, sin que ellos fueran del todo conscientes, a expresarse de forma oral en el aula, a ejercitar la memoria y a elaborar resúmenes. Además, cuando finalizaba la lectura comentábamos de manera oral qué pensaban los alumnos que iba a ocurrir en la siguiente lectura, si el nuevo personaje que había aparecido era bueno o malo, si creían que las cosas que estaban pasando finalmente iban a ser lo que parecían o la historia podía dar un giro y cambiar su rumbo… En resumen, el objetivo de esta dinámica era fomentar la lectura a la par que desarrollar tres de las cuatro destrezas: comprensión oral, comprensión lectora y expresión oral. 

Por otra parte, en cuanto a los contenidos, teniendo en cuenta que la acción de la novela se desarrollaba en el siglo XV en un reino fantástico, durante la lectura aparecían términos relacionados con la realidad sociocultural de la época (épica, juglar, edicto, consejero, posada, poema, laúd…) y que, en la mayoría de las ocasiones los alumnos desconocían. De este modo, explicábamos lo que el término significaba y lo contextualizábamos en la época en la que estaba transcurriendo la historia que leían. Así pues, configurábamos una visión general de la Edad Media que ampliase los conocimientos de nuestros alumnos.  

En cuanto a la manera de llevar a cabo la actividad, como he comentado más arriba, mi tutora pedía a los alumnos que colocasen las mesas a modo de seminario en semicírculo para llevar a cabo la lectura conjunta y de manera dramatizada. Ante esta forma de leer la novela, los alumnos respondían de manera positiva y colaborativa y, al exagerar, en cierto modo, la lectura, se hacía hincapié en la entonación y los signos de puntuación (pausas, exclamaciones, interrogaciones…) y esto permitía que los alumnos constatasen ellos mismos la función de estos en un texto. 

Por último, es interesante comentar también que tras la lectura de la novela su autor, Fernando J. López, iba a acudir al instituto para hablar con los alumnos de la misma, y eso también era un punto a favor a la hora de motivar a los chicos en la lectura, además de completar y culminar dicha dinámica de lectura de la mejor de las maneras: con la oportunidad de preguntar sus dudas al escritor. Además de estas cuestiones, he de concluir esta descripción sobre la manera en qué se llevaba a cabo con otra de las cosas que me gustaron de esta dinámica de lectura y es que el IES 8 de marzo acoge a alumnos de muy diversas características pero predomina un tipo de alumnado cuyo nivel socioeconómico es medio-bajo, de hecho en esta aula, uno de los alumnos se encontraba en una casa de acogida, por lo que los recursos del alumnado no son muy elevados. Por ello, el centro tenía un contrato con la editorial y el departamento disponía de los libros de lectura suficientes para que aquellos alumnos que no pudieran comprarlo dispusieran de un libro para llevar a cabo la lectura. 

En mi opinión, considero que se trata de una dinámica muy interesante y productiva para fomentar la lectura en los primeros cursos de ESO, ya que los alumnos respondían ante la misma con el entusiasmo de una actividad extraordinaria que se sale de la cotidianidad y la rutina del resto de las clases, por lo que el grado de participación así como de satisfacción –tanto del alumno como del profesor– era muy elevado. Además, en relación a la consecución de los objetivos por parte de los alumnos, he de decir que se observaba una mejoría tanto en la comprensión de la lectura por parte de los alumnos como en la expresión de sus ideas en el aula (respeto del turno de palabra y expresión) y en la lectura fluida con entonación y respetando los signos de puntuación (cuestión que al comienzo no controlaban del todo por lo que llevaban a cabo lecturas un tanto rápidas). No obstante, sí que debo destacar que al no tratarse de una obra dramática, en ciertas ocasiones la lectura dramatizada no se llevaba a cabo de manera fluida porque el nombre del personaje que habla no se indica en cada caso, por lo que en determinados momentos era cuestión de deducción y los alumnos no sabían a quien le correspondían la lectura de una intervención. 

Por último, aunque me parece una dinámica de lectura interesantísima a la que poco tengo que objetar, sí que es cierto que podría completarse con alguna otra actividad que no fuese únicamente la visita del autor, pues con esta obra ha sido posible pero en la mayoría de los casos esto no suele suceder. Así pues, podríamos proponer una tarea final como culmen de la lectura de la novela que les permitiera interiorizarla y expresarla con sus propias palabras e incluir el uso de las TIC en el aula. De este modo, una actividad muy interesante sería la creación de una blog de aula que girase en torno a la novela, en el que pudiéramos publicar las tareas elaboradas sobre la misma para mostrarlas a otros  cursos del instituto o, incluso, a otros centros. Concretamente se me ocurren dos tareas interesantes que se podrían llevar a cabo por grupos y publicar en este blog.

Una de esas actividades podría ser la recreación de una escena de la novela o incluso un momento de la misma que se mencione pero no se narre. Me refiero a la muerte de la madre del protagonista, motivo por el cual el héroe inicia su viaje y que no se relata como tal en la obra. Los alumnos por grupos podrían llevar a cabo su representación sobre cómo creen que se desarrollaría dicha escena.
Por otra parte, la segunda actividad consistiría en una pequeña investigación sobre la sociedad medieval, acompañando esta breve información con algún vídeo complementario que encontrasen en YouTube. Yo propongo el siguiente creado con PowToon :


Espero que tanto el relato de mi experiencia como las pequeñas variaciones que he propuesto os parezcan interesantes y os sean de ayuda o inspiración. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario